El arte de los Teleros norteños

Los pueblos vallistos son herederos mestizados de las culturas llamadas pulares , calchaquíes o diaguitas. Se destaca especialmente la producción textil; la alfarería para autoconsumo y la ornamental; la cestería; el trabajo en madera de cardón y las artesanías en cuero.

 

Un lugar preponderante ocupan los tejedores de ponchos de Seclantás y Molinos y principalmente de la localidad de El Colte, un centro de verdadera especialización productiva. Los colores más utilizados son el rojo con guardas negras o salteño y el  nogalado, obtenido por infusión de cáscara de nogal.

Encontramos en los valles calchaquíes una de las más importantes tradiciones textiles en telar criollo del país, consolidada durante la colonia, sobre la sólida base prehispánica. Su producción consiste principalmente en frazadas, alfombras, ponchos, peleros, picotes, barracanes, tapices, fajas, bolsos y mantas. Hay muchas variaciones locales en la producción textil, según predomine una orientación hacia el autoconsumo o hacia el mercado.

Las telas o tejidos de faz mixta son confeccionadas en piezas de 10 a 15 metros. El centro más destacado de producción es Luracatao en el departamento de Molinos. Tienen un valor inapreciable pues se realizan con hilo muy fino hilado a mano. En los mercados urbanos son demandados para la confección de trajes, chalecos, camperas y sacos, entre otros.

Textiles Collas




Pasión por el color

La que hoy se conoce como cultura Colla ocupa la Prepuna Salteña desde las selvas de montañas o yungas hasta los bosques montanos o pastizales de altura (1500/2000-4500 metros sobre el nivel del mar, territorio que fuera escenario de una intensa interacción cultural. Comprende principalmente los departamentos de Iruya y Santa Victoria y parte de Orán. La actividad principal de estas comunidades es la cría extensiva de ganado, principalmente vacuno,  ovinos y caprinos a mayor altitud. Cultivan maíz y papas que constituyen el eje de la dieta local.

Las mujeres y en algunos casos los hombres, hacen tejidos con la lana de los rebaños domésticos. Se destacan las frazadas, pullos, ponchos, peleros, chuspas, fajas y alforjas de variados y vivos colores. Como característica cultural además de la realización del hilo en forma manual con el huso prehispánico, podemos destacar el uso todavía vigente de un telar indígena o “al piso”, además del telar criollo.

El destino principal de las artesanías producidas es el autoconsumo o la realización por encargo.

Fuente: Portal de Salta

 

Si te gusta esto compartilo con tus amigos