Un día de campo en la Cina Cina, estancia en Areco

Un día de Octubre (2005), recibimos la gentil invitación de Guillermo Ramirez, para conocer la Cina Cina, estancia de los pagos de San Antonio de Areco que se dedica al Turismo Rural, pero que cuenta con una larga historia, como casi la mayoría de estos establecimientos en la zona.

Antes de viajar

*Nuestro razonamiento: Nos invitan a comer asado, de paso conocemos Areco, y … no vamos a quedar mal por rechazar una invitación así!, un gaucho (o gaucha en nuestro caso) nunca dice que no ni a un mate, ni a un buen asado.

Llamamos confirmando nuestra presencia, cargamos todos nuestros bártulos (cámaras de fotos, agendas, tarjetas, filmadora, etc, etc) y salimos a la mañana temprano como para llegar cerca de las 10,30 hs. como sugería la invitación.

En el viaje


En el camino se nos iba haciendo agua la boca, pensando en la tabla de fiambres caseros que nos esperaba al llegar.
Pero…, como hay un viejo dicho que dice, no hay mas baquiano que el que se pierde…. y nosotras somos respetuosas de esas cosas, si, nos perdimos.
Pero no le digo, 10 km ni 20 km, ni 50!! nos fuimos del mapa como 130 km y casi llegamos a Santa Fe!!!




Noooo, zi paisanas boliadas como las gauchas de Tierra de Gauchos, no creo que se aiga criado en otros pagos mire!
Si algún día (sobre todo ahora que vienen las vacaciones) quiere hacer un viaje distinto, llame a Daniela y Mily y piérdase tranquilo!

Llegamos a Arrecifes, ya ahí estábamos desviadas, y como dicen también que preguntando se llega a Roma, tuve la buena idea de preguntar en la estación de GNC si por esa ruta iba bien, con tan mala suerte que en ese preciso momento, para junto a mi auto un actor conocido, y la “muchachita” (por decirlo suavemente), perdió el control sobre sus esfinteres, y me dijo muy segura SI SI, SIGA POR ACÁ QUE VA BIEN!, a Ramallo fuimos a parar!, ma que bien ni que bien!, diga que los gauchos de Ramallo, son un amor y con cara de “estas me están cargando”, nos indicaron el camino (esta vez correctamente), espoleamos el 19 y a 160 km/h. llegamos justo para comer.
Se imaginan si anduviéramos a caballo o en zulky?, vamos a la esquina y volvemos tres años después!!

Listo, ya llegamos, y ahora?
A no, nos perdimos 130 km y vamos a llegar tan directo?, no!, primero hicimos tres intentos erróneos para bajar de la ruta, hasta que acertamos el camino, cruzamos Areco, y ya con el estomago por los pies, el olorcito del asado nos guió hasta La Cina Cina. O Uste que se cree, no por nada nos dicen perfeccionistas!!!
Si hasta pa´perdernos somos así.

Ya, Ya…

En la estancia

Entramos en la Cina Cina, e inmediatamente uno se da cuenta que lo están esperando hasta con el paisaje.
Nos presentamos con Guillermo (a quien habíamos avisado por teléfono de nuestro extravío), y luego de darnos la bienvenida, nos acomodaron en una mesa del quincho para que disfrutáramos del asado con ensaladas, chimichurri y todos los chiches.
A la hora del postre, los mismos paisanos y paisanas que nos habían atendido, empezaron a cantar y bailar mientras una traductora ejercía su oficio con el ingles.

No se lo dije? eramos como 300 personas comiendo, entre ellos gente de Colombia, EEUU, Australia, África y de donde se le ocurra.

 Ya mas tranquilas y con el estomago lleno, una vez terminado el espectáculo (con boleadoras incluidas), nos dispusimos a conocer un poco mas las instalaciones.

Cuentan con un museo propio, de primera calidad, con artículos históricos de los mas variados, allí los turistas pueden conocer un poco mas de historia y costumbres del lugar, ademas de comprar las mas finas artesanías para llevar.

En el parque, a modo de museo al aire libre también hay un aljibe, un rancho y una pulperia.

 Al rato de andar dando vueltas, vimos que todos caminaban hacia la pista de sortijas, y para no ser reiterativas y perdernos otra vez, nos unimos a ellos.
Allí, los jinetes pasaban a la carrera de a uno para ensartar la sortija que luego dedicaban (regalaban) a las turistas que por poco y se arañaban por conseguir una.
A mi me dedico una un gaucho, pero como soy petisa y el andaba montao, no le pude agradecer con un beso.

Después de la carrera, la gente podía andar a caballo para hacer sus paseos o en carruajes de época, pero nosotras preferimos arrimarnos al fogón nuevamente para tomar un mate cocido con pastelitos. (Alma de gorditas vio?)

A eso de las 4,30 de la
tarde nos despedimos de nuestros nuevos amigos, y fuimos a recorrer un poco la ciudad, ver el puente carretero, visitar el museo Güiraldez y a eso de las 6 de la tarde emprendimos el regreso, pero como teniamos titulo de baquianas, esta vez no nos perdimos.

Desde no se sabe donde,
sumando millas para Tierra de Gauchos
Daniela y Mily

Dos baquianas despistadas.:-)

 

Reservas y Consultas

Quieres jugar al polo y no sabes donde?

Ver mas estancias turísticas

Si te gusta esto compartilo con tus amigos
Valoranos!
[Total: 2 Average: 4.5]
  • Soy gauch@ cibernético y administro este portal. Me gusta el mate y compartir buenos momentos. Si se puede con guitarra de por medio :) Bienvenid@ a mi fogón!