Creencias populares y otros mitos del gaucho Argentino

Entre las creencias populares del gaucho se encuentran, el Alma en Pena, la Luz mala, Los aparecidos, entre muchos otros.

Con este relato, inauguramos una nueva sección en nuestro portal sobre creencias y mitos.

Si conocen alguno en especial (como el que nos envía Stella aquí) o quieren saber mas sobre alguno de ellos. Pregunten, que con gusto investigaremos y les contestaremos.

De brujas, fantasmas y aparecidos…  

Alma en pena
  Hace muchos años, cuando yo era chica, mi Madre me contó esta historia: Era por allá, por los años 30, cuando mi familia llegó a Bragado. Mi abuelo había fallecido y habían quebrado, debiendo vender el campo. Fueron presentados por parientes de mi abuela que vivía aquí, para trabajar en la estancia que en ese momento era de Sq* (nos reservamos el nombre por no haber podido contactar a sus dueños aun).
Cuando llegaron desde Berutti, con todo lo que pudieron traer, los caballos, la chata, los muebles, etc los alojaron en el galpón que está o estaba en el casco de la estancia, cerca de los dos chalets que se ven aún hoy en el lugar. Mientras veían como organizarse pasaron unos días y a mi mamá le llamó la atención que el chalet principal estuviera abandonado. Un viejecito que vivía en la estancia y que cuidaba el lugar le dijo que estaba embrujado. Esto era lo que le contó:
“En noches de luna llena se abren solas las ventanas que dan al molino. Éste empieza a rodar por más que lo “haiga amarrao” y se escucha un gemido que parece agrandarse al pasar por el pino que está en el patio de atrás. El árbol golpea a veces los vidrios e la ventana y se escucha un grito que termina e golpe en el silencio de la noche… ¡la pucha que da escalofrío!”
    Mucho tiempo después, se sabría que había habido un crimen en la estancia y que habían enterrado a la víctima en la cocina del viejo chalet, justo en el lugar que da al patio de atrás.  Habrá que creer… o no. Lo cierto es que tuvieron que hacer otra casa, de hecho, hoy se ven dos chalets iguales, a la par. Cruzando la ruta 5, frente al camino que baja a la entrada de Olascoaga, porque en el más viejo no se podía habitar.
    La gente tiende a no creer en fantasmas, alma en pena o como se quiera llamar, ¿quizás porque negando tienen la esperanza de que no existan?, pero suelen ser comunes en todo lugar donde ha habido una muerte violenta. Y la gente de campo, comprende y acepta lo sobrenatural con más tranquilidad que la gente de la ciudad. Quizás acostumbrados a los excesos de la naturaleza que suelen ser muy cambiantes. Tornados que destrozan todo a su paso, heladas, inundaciones que destruyen cosechas. Y la gente simple, o sabia, según se lo mire, sólo puede rezar. Porque al fin y al cabo no depende de ellos, sino de Dios o la madre naturaleza; rezar para que amaine el viento, o la langosta no coma los sembrados…
Y por eso, ante estas manifestaciones fuera de lo común, puede que un viejo paisano encienda una vela y se persigne: “Es el alma de…
 
“Claro pobrecita el alma en pena, hay que rezarle mucho para se vaya en paz!”

Stella Bagattin
Si te gusta esto compartilo con tus amigos

  • Neuquen turismo Turismo Rural en Neuquen

    Listado de Hoteles y Estancias en la provincia de Neuquen – Argentina     Cabañas Lihuen Villa la Angostura – […]

    Si te gusta esto compartilo con tus amigos
  • Casa de alojamiento rural El Angel de Jose – Turismo rural

    Alojamiento rural de fin de semana.   Ubicacion: Ruta Nac. N° 5 y ruta provincial N° 46 – Buenos Aires […]

    Si te gusta esto compartilo con tus amigos
  • La Vivienda del Gaucho – A campo

    El gaucho vivió solo en su tierra a la cual nada le ligaba mas que el echo de haber nacido […]

    Si te gusta esto compartilo con tus amigos
  • Ser gaucho en chile

    No se bien como, encontramos esste video de Natgeo sobre lo que es ser gaucho en el fin del mundo, […]

    Si te gusta esto compartilo con tus amigos

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*
*