Larralde en Bragado

 

larralde

 

El 7 de Abril se presenta en Bragado José Larralde. (Como siempre yo metida en mi computadora me entere ese mismo día a la mañana.)

Venia de cantar el Viernes en Pehuajo en el teatro Español, donde según sus palabras “fue una locura de gente” y el Sábado actuó en 9 de Julio, en el teatro Rosini.

El show estuvo auspiciado por la radio local FM Satélite, quien cumplió 30 años en el aire.

Las entradas tuvieron un valor de entre 10 y 20 pesos dependiendo de la ubicación.

Mi visión de las cosas

Antes que nada, les quiero aclarar que yo NO SOY periodista, así que cuando hago algo como esto, solo pretendo transmitirles lo que sentí, y los detalles que pude observar.

Cuando llegue al Teatro Constantino (temprano) averiguando si había conferencia de prensa. – Debo aclararles que rezaba que no la hiciera, ya que en las conferencias, generalmente los periodistas locales pretenden demostrar cuanto saben y lo que menos puede hacer uno es “percibir” al artista y su personalidad – el auspiciante (Víctor), me confirmo que NO había y que si quería podía arrimarme al hotel donde estaba en ese momento o tirarme el lance de hablar con el antes, durante o después de la prueba de sonido.

Así que me fui a casa, me cambie, agarre el anotador, las tarjetas, la cámara de fotos, le avise a Mily y salí otra vez para el teatro dispuesta a esperar y tener la suerte de poder hablar con él.

A todo esto, tenia la imagen de que me encontraría con un viejo carcamán y rezongon por lo que había escuchado de su carácter de los otros periodistas. Anecdotas como que alguna vez echo a alguien o que cruzo palabras fuertes con alguno.

Toda esa imagen desapareció cuando pude pispear  unos segundos de su prueba de sonido y vi a una persona de carácter chistoso, inquieta y atenta a todos los detalles.

Nos comunicaron que nos atendería después del espectáculo y que deberíamos esperar, pero muy atentos nos dejaron pasar a ver el show, y yo aproveche para tomar nota.

El espectáculoJosé-Larralde

Una silla y una guitarra, aparece solo en el escenario (y cuando digo solo lo digo literalmente, sin músicos ni minas que bailen en bolas dijo él, porque yo no hago cumbia).

El silencio fue absoluto, y el aplauso estruendoso.

Muy sencillo, vestido de pantalón gris y camisa negra que hacían contraste con su barba y pelo blanco, abrazo la guitarra casi como si fuera su bebe.

Algunos arpegios y comenzó a cantar, y para sorpresa de muchos, la misma voz y potencia de hace 20 años atrás, salió de su pecho.

Cuando termino su primer tema comenzó su relato (o charla con el público).

Comento que él tocaba con las luces prendidas porque le gusta ver las caras de la gente y no cantarle a un agujero negro, y además “si me tiran algo lo puedo esquivar” concluyo, “aunque ahora con la miseria que hay nadie tira nada”.

Con mucho humor hablo de la actualidad en argentina, y puteo durante todo el espectáculo.

Y cuando digo puteo, también lo digo literalmente.

Refiriéndose al corralito dijo “no tienen vergüenza, esas viejas cogotudas ahora salen con la ollita porque les tocaron el culo y los dólares, cuando el hambre  acorrala el alma, no hay nada peor que no poder darle un plato de comida al hijo. Yo me di cuenta de lo que era el hambre cuando empece a comer medio seguido, ahí me di cuenta que había una vida mejor de la que vivía antes, y que probablemente habría una mejor que esta, pero no me importa, yo así estoy bien, pa´ que quiero mas”.

Y siguió cantando.

Entre tema y tema se paraba para agradecer los aplausos y charlaba otro poco.

Aclaro, “yo no soy guitarrista, soy de madera tocando, yo soy guitarrero, la guitarra es un marco para mí, para poder contarles cosas, sobre todo a los jóvenes, cosas que no saben, que no conocen, como que es una milonga o un loncomeo, que seguro todos saben, así que pa´que lo voy a explicar, si nos enseñan tanto de folklore en la escuela que ya deben estar aburridos, no les voy a faltar el respeto explicándoselos otra vez”

Y realmente llamo la atención la cantidad de gente joven que lo fue a ver, y nos enteramos que es un ídolo por decir las cosas como le salen, para muchos de ellos.

Durante todo el espectáculo remarco que “lo que hace falta es respetar mas a nuestra patria, a los procrees que se pelaron el culo para cruzar la frontera a caballo, y unos a otros.”

Que le daba mucha bronca ver monumentos como el de San Martín en nuestra ciudad en el que decía “Viva este, o viva aquel, si que vivan todos esos pero vos morite” concluyo.

Antes de tocar el ultimo tema aclaro, “Yo digo lo que pienso, así que si moleste a alguien…. Se joden”.

 

Conclusión

Un espectáculo digno de verse, de vivirse, ya que todo lo que yo les escriba no les transmitirá nunca lo que se siente estar ante un gaucho orejano capaz de cantar y contar las verdades más crudas con la simpleza de alguien que ha vivido y ama a su país por sobre todas las cosas.

En un momento comento que “Yo tengo hijos grandes, profesionales, sin trabajo; todavía no me han dicho que se quieren ir del país, pero el día que lo hagan será el más triste de mi vida. No se deja el país porque este mal. Nuestro país, nuestra tierra, es como nuestra madre, y un buen hijo no deja a la madre porque esta enferma”.

Sobre esto cuando termino el show le volví a preguntar, yo quería que él lo dijera para poder escribirlo textualmente.

Pregunte: ¿Toco alguna vez en el extranjero?

No, me contesto, y no porque no haya tenido la oportunidad, me hicieron una propuesta muy interesante para ir a EE.UU. Pero dije que no.

Entonces insistí: ¿Ni siquiera para los Argentinos en el exterior iría a tocar, porque?

Y se puso serio, muy serio, y dijo:
Yo no voy a cantar las miserias de mi país afuera, el que me quiera escuchar que venga acá.

Daniela Guini

Bragado 7 de Abril de 2002

Si te gusta esto compartilo con tus amigos
  • Soy gauch@ cibernético y administro este portal. Me gusta el mate y compartir buenos momentos. Si se puede con guitarra de por medio :) Bienvenid@ a mi fogón!